La temperatura ideal para dormir con calefacción varía de persona en persona, pero en general se recomienda un rango de 18 a 21º. Esta temperatura se considera óptima para ayudar a promover un sueño reparador y mejorar la calidad del sueño. Es este artículo de www.electronow.es te contamos lo que necesitas saber para utilizar correctamente tu calefacción para dormir.

¿Sabes cuál es la temperatura ideal para dormir con calefacción?

El cuerpo humano tiene una temperatura interna que se mantiene constante durante todo el día. Durante la noche, la temperatura corporal disminuye ligeramente para ayudar a inducir el sueño. Si la habitación está demasiado caliente, puede ser difícil para el cuerpo disminuir su temperatura interna, lo que puede dificultar el sueño. Además, una habitación demasiado caliente puede causar sudoración, lo que puede provocar pérdida de confort y despertarse varias veces durante la noche.

¿Afecta la temperatura en la calidad del sueño?

La temperatura ambiente también puede estimular la producción de melatonina, una hormona que regula el ciclo del sueño. La melatonina se libera naturalmente durante la noche cuando la habitación está oscura y fresca, lo que ayuda a facilitar el sueño. Sin embargo, si la habitación está demasiado caliente, la producción de melatonina puede ser interrumpida, lo que puede dificultar el sueño.

Además de la temperatura, también hay otras cosas que pueden afectar la calidad del sueño, como la humedad, la ventilación y el ruido. La humedad debe mantenerse entre el 40 y el 60%, ya que un ambiente demasiado húmedo puede causar problemas respiratorios y un ambiente demasiado seco puede causar irritación de la piel y de las vías respiratorias.

La ventilación también es importante para evitar la acumulación de dióxido de carbono y para ayudar a mantener la humedad a un nivel adecuado. El ruido también puede interrumpir el sueño, por lo que es importante reducir al mínimo los ruidos no deseados en la habitación.

¿Cómo programar la calefacción?

Existen varias formas de programar la calefacción para adaptarse a tus necesidades y preferencias.

  • Programar la calefacción utilizando un termostato programable: Estos aparatos te permiten establecer diferentes temperaturas para diferentes momentos del día. Por ejemplo, puedes programar la calefacción para encenderse una hora antes de que te despiertes para que la habitación esté cálida al despertarte, y luego bajar la temperatura durante el día cuando no estás en casa. También puedes programar la calefacción para encenderse unos minutos antes de que regreses a casa para que la habitación esté cálida cuando llegues.
  • Programar la calefacción con un control remoto: Estos controles te permiten ajustar la temperatura desde cualquier lugar con una conexión a internet. Por lo tanto, si te olvidas de ajustar la calefacción antes de salir de casa, puedes hacerlo desde tu teléfono móvil. También existen calefacciones inteligentes que se conectan a una aplicación de smartphone, de esta manera puedes programar la calefacción para que se encienda y apague automáticamente según tus preferencias y según la temperatura ambiental.
¿Cómo programar la calefacción?

¿Es aconsejable dormir con la calefacción encendida?

Dormir con calefacción puede ser cómodo y ayudar a mantener una temperatura adecuada en la habitación durante la noche. Sin embargo, también hay algunas consideraciones importantes para tener en cuenta al dormir con calefacción.

  • Primero: Es importante asegurarse de que la temperatura de la habitación sea adecuada. Como se mencionó anteriormente, se recomienda un rango de 18 a 21º. También es importante asegurarse que la habitación no esté demasiado caliente, ya que esto puede dificultar el sueño y causar sudoración.
  • Segundo: Es importante tener en cuenta el costo de la energía. Dormir con la calefacción encendida toda la noche puede aumentar significativamente el costo de la energía. Si bien puede ser cómodo dormir con calefacción, es importante ser conscientes del costo y tratar de encontrar un equilibrio entre comodidad y ahorro de energía.
  • Tercero: Es importante considerar el impacto ambiental de la calefacción. La mayoría de las calefacciones utilizan combustibles fósiles, lo que contribuye al cambio climático. Si bien es cómodo dormir con calefacción, es importante ser conscientes del impacto ambiental y tratar de encontrar formas de reducirlo.

¿Qué tipos de calefactores existen?

Existen varios tipos de calefactores, entre ellos se encuentran:

  1. Calefactores eléctricos: Estos incluyen calefactores de tocador, estufas eléctricas, radiadores eléctricos, etc. Son fáciles de usar y no requieren instalación, pero suelen ser costosos de operar debido al alto consumo de energía.
  2. Calefactores de combustión: Estos incluyen calefactores de gas, estufas de leña y chimeneas. Son eficientes en términos de costos de operación, pero requieren una chimenea o conducto de ventilación.
  3. Calefactores de infrarrojos: Estos emiten radiación infrarroja que es absorbida por los objetos en el espacio, calentándolos. Son eficientes en términos de costos de operación y no requieren ventilación, pero pueden tener un precio mayor que otros sistemas de calefacción.
  4. Sistemas de calefacción central: Estos incluyen bombas de calor, calderas de gas, sistemas de radiantes, etc. Son eficientes en términos de costos de operación, pero requieren una instalación costosa y una mayor planificación.
  5. Calefactores de agua caliente: Estos utilizan un sistema de tuberías y radiadores para calentar el agua y distribuirla por toda la casa. Son eficientes en términos de costos de operación, pero requieren una instalación costosa.
¿Qué tipos de calefactores existen?

En resumen, dormir con calefacción puede ser cómodo y ayudar a mantener una temperatura adecuada en la habitación durante la noche. Sin embargo, es importante asegurarse de que la temperatura de la habitación sea adecuada, tener en cuenta el costo de la energía y considerar el impacto ambiental. Es importante buscar un equilibrio entre comodidad y sostenibilidad. Si estás en búsqueda de un sistema de calefacción que mejor se adapte a tus necesidades, puedes comprarlo aquí y recibirlo en casa hasta en 24 – 48 horas.